AEBIOM RETIRA LA CORTINA DE HUMO SOBRE LA BIOENERGÍA

A una semana de la votación del Parlamento Europeo sobre la Directiva de Energías Renovables REDII, el debate sobre el papel de la biomasa sólida y su contribución futura al cumplimiento de los objetivos de energía renovable de la UE vuelve a levantar polémica.

Frente a declaraciones radicales contrarias al uso de la bioenergía, la Asociación Europea de la Biomasa, AEBIOM, muestra las estadísticas oficiales de Eurostat para descorrer la cortina de humo que se cierne sobre el sector.

En los últimos 25 años, las existencias forestales de la UE aumentaron en 7.300 millones de m³, mientras que el stock de madera disponible aumentó en más de 5.000 millones de m³. Solo se aprovecha el 63 % del crecimiento anual a pesar de que la cantidad de bioenergía consumida durante los últimos 15 años se ha duplicado.

Esto se debe a que los bosques de Europa no se gestionan solo con fines energéticos, sino que proporcionan una amplia gama de productos. La buena gestión forestal fomenta, por lo tanto, el crecimiento de los bosques y el secuestro y almacenamiento de más carbono.

Las políticas de fomento de las energías renovables no han aumentado de manera significativa los aprovechamientos forestales destinados al sector energético; su cuota se mantiene en el 20 % desde el año 2000.

La bioenergía es la fuente de energía renovable más importante de la UE; representa más del 60 % del consumo total de energía renovable en la UE-28. En las últimas décadas, la bioenergía ha contribuido significativamente a la descarbonización del sector energético de la UE al reemplazar los combustibles fósiles.

La bioenergía en el ciclo del carbono y las emisiones

Si se utilizaran combustibles fósiles en los sectores de calefacción, electricidad y transporte en lugar de bioenergía, la UE habría emitido 4.200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) adicionales en los últimos 15 años, según la metodología del CCI.

En 2014, la UE dejó de emitir 365 millones de toneladas equivalentes de CO2 gracias a la bioenergía. Un valor superior a las emisiones totales de España en ese mismo año.

A diferencia de la naturaleza irreversible y creciente de las emisiones de loa combustibles fósiles, el carbono liberado durante la combustión de biomasa forma parte de un ciclo: los árboles que se utilizan para la biomasa han pasado toda su vida creciendo para almacenar carbono. Aquellos que son plantados, o vuelven a crecer naturalmente para reemplazarlos, comienzan ese proceso nuevamente.

La madera de alto valor no se usa para bioenergía

El sector de bioenergía europeo se ha desarrollado de la mano con otras industrias de la madera, dando valor a materiales que apenas tenían como el serrín, los subproductos de aserradero, los aclareos, las maderas de baja calidad o las ramas que de otro modo no se habrían utilizado.

Los consumidores de biomasa simplemente no pueden permitirse comprar la madera de alta calidad que utilizan los fabricantes de muebles o la industria de la construcción.

En Bélgica, por ejemplo, la madera para sierra en el invierno de 2016 alcanzó un precio de 100-120 €/m3, casi 10 veces más que el de la biomasa que se situó en 6 -13 €/m3.

El mercado de la bioenergía no puede igualar los precios ofrecidos por la industria de procesado de la madera: producir un MWh de electricidad con madera de sierra costaría en Bélgica entre 833 y 1.000 €, un precio diez veces superior al costo medio de la electricidad, 108-235 €/MWh.

Afirmar que el desarrollo de la bioenergía sólida en Europa fomenta la deforestación en países como Indonesia y Brasil es incorrecto. Las importaciones de biomasa son estables y limitadas: en 2015, la biomasa representó solo el 1 % de todos los combustibles importados.

Se usa biomasa local

La dependencia exterior de bioenergía de la UE-28 es de tan solo el 4,4 %, insignificante en comparación con la de los combustibles fósiles, que alcanzan el 89 % para el petróleo y el 69 % para el gas.


Por lo tanto, la UE utiliza recursos biomásicos locales, contribuyendo así a reducir de manera efectiva su dependencia energética exterior. Además, la mayor parte de la biomasa sólida que importa proviene de bosques de América del Norte.

Como en cualquier otro sector, es necesario limitar las malas prácticas. Por esta razón AEBIOM solicitó ya hace años la introducción de criterios de sostenibilidad de la UE para toda la bioenergía.

Fomentar un debate sensacionalista sobre cómo se definen e implantan estos criterios desacredita el trabajo honesto de cientos de miles de ingenieros forestales y promotores de proyectos que trabajan de forma incansable para acelerar la transición energética en un sector poblado sobre todo por pequeñas y medianas empresas.

La bioenergía no es un plan B

Jean Marc Jossart, Secretario General de AEBIOM, concluye afirmando que “limitar el desarrollo de la mayor fuente de energía renovable de Europa es un juego peligroso, ya que en muchos casos la bioenergía representa la mejor opción para liderar la transición energética”.

“Sin bioenergía, es difícil ver cómo podríamos cumplir nuestros objetivos de energías renovables y descarbonización. La bioenergía no es un plan B“.
www.aebiom.org

/images/85/AEBIOM-comparativa_estadistica-emisiones.jpg?1516213895


Almacenamiento

/images/86/AEBIOM-estadistica-almacen-co2.jpg?1516214041






Quieres ser Partner?

Llevamos muchos años brindando medianas y grandes empresas a tener éxito en el mundo digital. Durante estos años, compañías globales confían en nuestros programas, plataformas, webs y actualización de programación y contenidos. Si su empresa basa su actividad en el desarrollo y captación de Clientes, u otro tipo de servicios digitales escribanos a : bepartner@ahorroenergetico.net

¡ÚNETE A NOSOTROS!

Súmate a un equipo profesional, dinámico y desafiante.


Contacto

+54 11 5368 5861

+34 911 236 064

informacion@ahorroenergetico.net