ENERGÍA TERMOSOLAR: DONDE NACE EL COBRE VERDE

La electromovilidad, ha despertado un nuevo sentido de oportunidad para la minería: transformar al país en líder del mercado del “cobre verde”.

La demanda por medios de transporte con menor huella de carbono no se acota al vehículo en sí. Vale decir, no basta que aquél esté libre de emisiones de CO2, sino que su producción e insumos sean trazables y cumplan con estándares de sustentabilidad. De ahí la estrategia de Corfo en cuanto a promover innovación y transferencia tecnológica en áreas relacionadas. “El cobre verde ha sido uno de los grandes motores para iniciativas como la nuestra”, explica María Teresa Cerda, gerente operativa del proyecto “Integración de tecnología termosolar en la industria metalúrgica chilena para mejorar sus ventajas competitivas”. La experta pertenece al centro Themsys de Universidad Adolfo Ibáñez, que se adjudicó un fondo para bienes públicos estratégicos. Desde 2016, un equipo de especialistas investiga esta tecnología, explora aplicaciones innovadoras y construye un sistema abierto de información. La especialista hace ver que persisten ciertas confusiones entre la energía térmicosolar y la fotovoltaica, tendiéndose a creer que la primera tiene los mismos problemas de intermitencia. Para brindar un suministro continuo las 24 horas, las plantas solares térmicas incorporan depósitos de sales, de las cuales Chile es el principal proveedor a nivel mundial. La UAI ha identificado entre 15 y 20 procesos y subprocesos en que el calor del sol puede contribuir a la industria minero-metalúrgica. Algunos son objeto de análisis en mineras locales. “En EcoMetales apoyamos el desarrollo de una aplicación térmicosolar en el proceso de abatimiento de arsénico y antimonio (AAA), lo que será totalmente pionero. Con Codelco y CAP también hemos encontrado innovaciones que nunca antes se habían visto, como el secado de concentrados de cobre y el pellet feed, respectivamente”, puntualiza María Teresa Cerda. Entre 50% y 55% del calor requerido por las naves de electro-winning (EW) de la División Gabriela Mistral, de Codelco, es abastecido por Pampa Elvira Solar, una planta que aporta 50.000 MW/hr de energía térmica al año y evita la emisión anual de 15.000 toneladas de CO2. La instalación consigue desplazar cerca del 80% del diésel en esta fase del procesamiento del cobre. La energía solar es la fuente del futuro. Estará cada vez más presente en todas las formas de procesos industriales, en especial de la minería”, asevera Richard Aylwin, director de Energía Sustentable y Cambio Climático de Codelco, empresa que mantiene un contrato de compra de calor a 10 años con Energía Llaima, desarrollador, ejecutor y administrador de Pampa Elvira Solar. “La evaluación es muy positiva, en especial, por sus tiempos de respuesta, lo que permite minimizar las fluctuaciones de temperatura del electrolito, lo que favorece la buena calidad de los cátodos”, manifiesta. Hacia una menor huella Asimismo, Minera El Tesoro, hoy parte de Centinela, filial de Antofagasta Minerals, cuenta con una planta térmicosolar, con espejos cilindro-parabólicos, a diferencia de los colectores planos de Pampa Elvira Solar. La planta El Tesoro fue construida por Abengoa para Amsa y actualmente su operación está a cargo de Energía Llaima. “El objetivo principal es mejorar el aporte de energía solar térmica al proceso de electro-winning de Centinela”, comenta Gonçalo Calcinha, gerente comercial de Energía Llaima. Más allá de los beneficios ambientales, al sustituir la quema de diésel, Calcinha destaca las ventajas comerciales de introducir la tecnología termosolar en la obtención de cátodos: “Cada vez más los consumidores exigirán que los productos eléctricos tengan cobre verde y estén certificados en ello. Como consecuencia, los grandes clientes demandarán que el proceso de producción sea trazable y demuestre la menor huella de carbono posible. Y eso significará un valor agregado para las mineras”. Oportunidades Dos aplicaciones evidentes y sencillas en minería, para la energía termosolar, identifica Sebastian Falkenberg, gerente general de Laborelec, filial para la investigación y desarrollo de Grupo Engie. “Una es el calentamiento de pilas de lixiviación, cuyo objetivo es aumentar la eficiencia de las reacciones químicas para la obtención de PLS (solución de lixiviación cargada); y la otra es el secado de concentrado. Ambas son oportunidades bien claras para la minería”, afirma. Según el especialista, la factibilidad de estas aplicaciones radica en que no se necesita un cambio estructural significativo para la integración del calor solar en faenas existentes. “Aun cuando se requiere una inversión para construir la central termosolar, el proceso minero-metalúrgico no varía en lo principal”, puntualiza. En forma similar, la bioloxiviación también podría beneficiarse de este tipo de suministro de energía, aumentando la velocidad de producción de PLS en pilas de baja ley. La filial de Codelco EcoMetales estaría evaluando el reemplazo de su central térmica diésel por un sistema renovable, aunque aún esto no se ha plasmado como un proyecto en desarrollo. Este suministro permitiría calentar las soluciones con polvo de fundición, con arsénico (As), que derivan en escorodita y PLS. El calor del sol también tiene un potencial importante en procesos secundarios, como la desalinización. Así lo destaca Sebastian Falkenberg, quien observa que para este requerimiento se pueden emplear tecnologías de concentración solar de rango medio.





Quieres ser Partner?

Llevamos muchos años brindando medianas y grandes empresas a tener éxito en el mundo digital. Durante estos años, compañías globales confían en nuestros programas, plataformas, webs y actualización de programación y contenidos. Si su empresa basa su actividad en el desarrollo y captación de Clientes, u otro tipo de servicios digitales escribanos a : bepartner@ahorroenergetico.net

¡ÚNETE A NOSOTROS!

Súmate a un equipo profesional, dinámico y desafiante.


Contacto

+54 11 5368 5861

+34 911 236 064

informacion@ahorroenergetico.net